jueves, 20 de noviembre de 2014

Reseña: Buscando a Alaska



Autor: John Green

Editorial: Castillo

Paginas: 256


"Voy en busca de un Gran quizá." Miles se siente fascinado por estas últimas palabras del escritor François Rabelais. Aburrido de su monótona existencia, inicia su propia búsqueda y se muda a Alabama para terminar sus estudios en el internado Culver Creek. Ahí, su recién descubierta libertad y sus nuevos amigos, Chip, Takumi y Alaska, lo lanzan de lleno a la vida. Tiene experiencias nuevas y cada vez está más interesado en la enigmática e impredecible Alaska. Sin embargo, una inesperada enseñanza le mostrará la cara negra del Gran quizá, mientras reverberan en él otras últimas palabras que lo llenan de incertidumbre, las de Simón Bolívar: "¿Cómo voy a salir de este laberinto?".





John Green lo hizo de nuevo. Aunque en realidad, no, ya que esta fue novela debut, solo que a nosotros en Argentina recién nos llego este mes, se hizo desear… pero ¡valió la pena!
Miles Halter es un chico de 16 años común y corriente, sin muchos amigos, ni muchas emociones. Decide hacer un cambio en su vida e ir detrás de aquel “Gran quizá” del que habla el poeta Rabelais en sus ultimas palabras (Miles es fanático de las ultimas palabras de las personas famosas, al igual que nuestro querido autor), ir a buscar el significado de la vida y lo que está nos tiene preparado. Para eso se muda al internado de Culver Creek a estudiar, pensando que allá encontrará grandes aventuras. Y sí que lo hace.

En el internado conoce al Coronel (Chip), su compañero de cuarto, un tipo petizo, robusto y demasiado inteligente, quien le presenta a Alaska, la chica mas hermosa que Miles había conocido, muy alocada y muy misteriosa (Si leyeron “Ciudades de papel” estarán pensando en Margo, seguro), también le presenta a Takumi y a Lara. Con su nuevo grupos de amigos, el Gordo (apodo que el Coronel le dio a Miles, a pesar de que este es muy delgado) empieza una vida completamente desconocida para él, llena de diversión, cigarrillos y alcohol (y alguna que otra película para adultos, proporcionada por la querida Alaska), en donde se pasaran los días pensando en bromas para hacerle a los chicos ricos del internado, con los cuales están en constante guerra y tratando de no ser atrapados por el “Águila”, el decano de la institución.
Una gran novela. Al principió tenía mis dudas, los personajes me recordaban un poco a los de “Ciudades de papel” y la trama no me terminaba de cerrar, la sentía como un poco plana, pero si que estaba equivocada, aunque es verdad que Green mantiene cierta línea libro tras libro, lo cual lo hace un poco predecible en algunas cuestiones.

Este libro es excelente, Green no tuvo miedo, a pesar de ser su primera novela, en utilizar un lenguaje sumamente explicito, personajes que se emborrachan, fuman constantemente y tienen sexo. Componentes que hacen que uno se meta de lleno en la historia y la viva de una forma completamente realista. Más allá de esas cosas, este libro le dio al autor su primer premio. Vale la pena despegarse de las ataduras y los tabú, y escribir las cosas como son, como las sentimos.
No es una historia de amor, pero si lo hay, como siempre, pero John Green sabe como llevar las situaciones al extremo, hacerte enojar, llorar y odiarlo completamente. Nos obliga a crecer con los personajes, a ver el lado oscuro del “Gran quizá”, algo que Miles no tenía en cuenta. A veces la vida no resulta como uno esperaba, y un extraño accidente lo lleva a este adolescente al borde de la locura mientras intenta descifrar cómo es posible salir del laberinto de sufrimiento en el cual esta viviendo.



¿Es posible vivir tranquilo sin encontrar las respuestas que uno quiere?


“Necesitamos no perder nunca la esperanza, porque nunca nos rompemos de modo irreparable”


Male.

~Sobre el autor~
John Green, nació en Indianápolis, Estados Unidos, en 1977. Cursó estudios eclesiásticos, pero se dedicó a la crítica literaria hasta que, inspirado en su propia experiencia en un internado, escribió Buscando a Alaska, su primera obra, que obtuvo el Premio Michael L. Printz a la mejor novela juvenil y estuvo en la lista de best sellers del New York Times. Con sus libros posteriores ha obtenido reconocimientos como el Premio Edgar Allan Poe y el Premio Internacional Corine. En 2014 la revista Time lo nombró una de las cien personas más influyentes del mundo. Además de la escritura, se dedica a la creación de videos educativos y de entretenimiento en Internet y a la promoción de organizaciones caritativas.

1 comentario :

  1. Yo amé este libro♡
    Es imposible no hacerlo. Más real que TFiOS, menos meloso, más trágico.

    abrazos ( de oso )

    ResponderEliminar

¡Tus comentarios son importantes para el blog!
No te vayas sin dejar tu huellita :)